Cataluña: ¿dos lógicas contrapuestas para combatir el abandono escolar?